El diseño alquímico

El diseño es un proceso de creación circular, conector y transformador. Toda la sabiduría de nuestros ancestros muestra la intención en su simbología de cerrar los procesos creadores, dándoles un sentido inclusivo dentro de un todo.

Me pregunto si el diseño que realmente triunfa en los mercados, no tiene en realidad definido en su base conceptual, este principio alquímico.

Esta cuestión nace irremediablemente de la reflexión y de la experiencia a una pregunta que muchas veces no he sabido como abordar, por qué los diseños que has creado en tenido éxito en el mercado.

Posiblemente y no siempre he estado en una pool position, es decir en un lugar privilegiado ya conectado con algún sector en concreto o una via predefinida desde una visión más general dentro del mercado. Pero muchas veces no ha sido así, y parte de proceso de un proyecto ha significado saber encontrar esa via de comunicación con el posible interesado.

Es lo que en el ensayo del método original defino como actividades internas y externas.

La Caja del desig-nbox 2014

En mis últimos estudios e investigaciones surge la necesidad de aplicar el discernimiento desde una visión más amplia de las cosas, si cabe, porque es ese un valor indiscutible de mi actividad y metodología. Ahora el interés de discernir se enfoca y trata de dar respuesta a la esencia de las cosas, a cerca de la ecología del diseño, aunque en realidad es más bien al sentido de la producción, porque sin esta, el diseño es una obra, es decir, arte o artesanía, en definitiva obra y autor desde una conexión de uso y aplicación individual o contemplativa colectiva.

Vuelvo a los origenes más conceptuales del arte, y el término alquimia emerge con fuerza como actividad ancestral trasformadora no solo de lo concreto sino de lo natural, y esa visión me ofrece muchas respuestas a la que había sido siempre mi actividad creativa.

El poder simbólico de todo lo que nos rodea se está automatizado, y para los que hemos desarrollado esta actividad desde hace tanto tiempo, cabe reconocer que nos hemos puesto a merced del código (*) , para poder destacar en una autopista enorme de las muchas cosas que nos envuelven, lugar físico dónde siempre va a parar lo que hacemos como nuevo, es indispensable conocerlo.

El código, en este contexto, es lo que dirige, gobierna, regenta, administra, guia o conduce todo el mundo artificial que nos envuelve, y permitirme el listado de sinónimos porque todos ellos dicen algo de la actual situación codificada. Pero la cuestión en realidad, no es esa, es saber que reglas naturales rigen ese código social generalista, porque nosotros somos seres naturales y por última instancia deberíamos responde a ello, para que se cierre del circulo. Y en realidad creo que aun no tengo respuesta, y cualquier caso se manifiesta que no responde a nada natural.

Algunas premisas, tres muy generales en relación a la base del contenido de un proceso de diseño, pero de mucho valor para mi, por la revelación que me ha permittido el estudio y que trascienden sobre el diseño y la alquimima.

  1. Nada es nuevo excepto su enfoque e intención
  2. Todo forma parte de algo mayor, lo natural
  3. Si la representación formal no alude al punto 1 y 2, no prospera.

Deja un comentario