Categorías
Coaching

Hacer por hacer

Fácilmente tenemos un percepción del arte como lo que vemos sin darnos cuenta que el arte se da sobretodo mientras se está creando, eso es, el arte en si mismo.

Nuestra programación nos muestra el arte como «lo que le gusta a alguien» y en realidad podemos hacer arte y que quede en nosotros, que no lo vea nadie más y seguiría siendo arte.

Es curioso observar como el significado de la palabra arte proveniente del latin; ars, artis, fue trasformándose con el paso del tiempo en el concepto: «Aquello transmite belleza» como podemos leer el interesante blog de Benjamin Veschi, sobre la etimología de las palabras.

Nosotras creemos que La belleza está en los ojos de quien mira, por eso unos pueden considerar algo bello y otros no. Entonces la preguntar sería: ¿lo es?

La más interesante para nosotras respecto al arte es lo que llamamos «el hacer por hacer». Es decir, ser artista sin importar los resultados que, obviamente y más en el caso del arte, son completamente subjetivos a los gustos de quienes lo observan.

«Solo quiero cantar como cantan los pájaros, sin importar quien escucha y que opina»

En este «hacer por hacer», el arte es en si mismo, aquello que hacemos y su propósito es la misma creación. Por decirlo de una forma visual, jamás puede estar a medias o inacabado, es una obra eterna, con sentido en cada momento.

Crear arte así, con «el hacer por hacer», es la forma más poderosa de que tus capacidades se enfoquen en el presente porque el propio hecho de realizarlo tiene sentido por si mismo.

«Me tomó cuatro años pintar como Rafael, pero me llevó toda una vida aprender a dibujar como un niño.»

Picasso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *